The Hero King – Capítulo 25

Capítulo 25 – Inglis, 12 años (13)

“¡Siguiente!”1

Inglis acribilló a las bestias relámpago una tras otra con sus propias manos.

La explosión envolvió su cuerpo una y otra vez mientras se esparcía un estruendo atronador, haciendo cráter el suelo y destruyendo las líneas de árboles. Todo el tiempo, ella permaneció completamente intacta, sin un rasguño a la vista.

Las bestias relámpago apenas podían manejar su brutal ataque, el número de las bestias seguía disminuyendo rápidamente.

“¡Eris, gracias a ti, ahora sé cómo enfrentarme a ellos! Si me contraatacan por atacar a distancia de cuerpo a cuerpo, ¡entonces todo lo que tengo que hacer es hacerme lo suficientemente fuerte que el contraataque se convierte en nulo y sin valor!”

“¡Eso no es lo que quise decir! ¡Te estoy diciendo que te apartes y ataques desde la distancia!”

Eris reprendió a la joven.

En este punto, el número de bestias ya era menos de la mitad de lo que solía ser.

Sus movimientos eran demasiado rápidos, demasiado bruscos incluso desde la perspectiva de Eris, la Amenaza Hyrule, y Leon, el Caballero Sagrado.

En aquel entonces, durante su pequeña pelea, Eris había sido realmente suave con ella, pero Inglis lo fue aún más. Y sólo ese hecho hizo que Eris se estremeciera de miedo.

Eris pensó que Inglis era una niña bastante formidable, con una cantidad desconocida de poder oculto en su interior. Y esa cantidad de poder podría determinar el destino del mundo.

“¡Hacerlo así es más rápido!”

Dijo Inglis.

Había condensado el éter en una onda del espectro visible y se había revestido con él como una armadura. Un nombre apropiado para ella sería posiblemente Armadura de Éter.

La Armadura Éter actuó como una barrera para que ella anulara el impacto de la bomba suicida de las bestias, mientras que también fortalecía aún más sus habilidades físicas.

Siendo un Caballero Divino, un ser que era mitad hombre y mitad dios, ella tenía la mitad de las capacidades físicas de un dios que era notablemente mucho más que la de cualquier hombre ordinario.

Y a medida que crecía, ese hecho se hacía más evidente.

Además, con la mejora proporcionada por la armadura de éter, sus capacidades físicas aumentaron enormemente.

“¡Aaah!”

Inglis lanzó un golpe de palma hacia la última bestia relámpago que quedaba en pie.

Su cuerpo se distorsionó enormemente por la fuerza, explotó y engulló a Inglis en él, pero antes, ella permaneció ilesa gracias a la Armadura de Éter.

Inmediatamente después, Inglis se acercó a Eris con una velocidad inhumana y se puso a su lado.

“Siento haberte hecho esperar.”

“… Qué mentirosa. Me dices que me ponga serio mientras que tú mismo ni siquiera fuiste a por todas.”

“Eso no es cierto.”

La técnica no estaba exenta de fallos; ella no podría haberlo hecho durar mucho tiempo.

En el momento en que su efecto fuera levantado, ella sería abrumada por olas de fatiga. Así, ésta era una de sus cartas de triunfo.

Tendría que fortalecerse mucho más para que la armadura de éter durara más tiempo en futuras guerras prolongadas. Pero para ello, tendría que concentrar su entrenamiento a partir de ahora.

“Qué niña tan aterradora. Tantas bestias y ni siquiera pudo hacerte tropezar.”

León no pudo evitar rendirse, encogiéndose de hombros indiferentemente.

Ya que incluso podía dominar tanto a una Amenaza Hyrule como a un Caballero Sagrado, entonces…

“Empiezo a preguntarme si podemos ganar contra ti sin trabajar juntos… Tendríamos que trabajar como un Caballero Sagrado y su Amenaza Hyrule antes de que pudiéramos llamarlo una pelea. ¿Entiendes lo que quiero decir? Digo que eres un monstruo tan grande que bien podrías estar en igualdad de condiciones con un Prisma, la bestia de piedra mágica más fuerte.”

“Sí. Me estoy entrenando para derrotar a la bestia más fuerte con mi propio poder.”

“¿¡Ehh!? ¿E-Es de verdad?”

“Estoy muy segura.”

“¡HAAHA! Eso sí que es algo. ¡Menudo sueño tienes ahí! Sin embargo, mientras me pregunto cómo va a resultar en el futuro. Por ahora, espero que tengas una o dos debilidades. Por ejemplo, digamos, ese poder que acabas de mostrar. Creo que no serás capaz de usarlo durante un largo periodo de tiempo, ya que agotará tu resistencia como un loco. ¿Qué te parece mi suposición?”

Un hombre con una aguda intuición. Aunque era frívolo con sus palabras, era ingenioso y decidido. Pensó Inglis.

Si Leon fuera un oficial de Inglis en su vida anterior, podría haberse convertido en un gran vasallo suyo.

“Aunque eso fuera cierto, ¿qué vas a hacer al respecto?”

“Bueno, por supuesto, ¡es un concurso de resistencia! ¡Todavía puedo producir más de estos chicos malos, ya ves!”

León, una vez más trató de golpear los guantes de hierro entre sí para convocar más bestias relámpago.

¡CLANK!

Sin embargo, ninguna bestia fue convocada esta vez por culpa de Inglis.

“¿¡Qu–!?”

“No te lo permitiré.”

Dijo mientras interrumpía al Caballero Sagrado con una patada justo antes de que sus guanteletes se activaran. El ruido metálico de ahora se produjo por el impacto de la espinillera de Inglis y los guanteletes.

Inglis se había dado cuenta de que mientras los guanteletes no se golpearan entre sí, el Don no se activaría y por eso lo había detenido justo antes de que pudiera actuar en consecuencia.

“En el nombre de p…. ¿en serio?”

Leon no había esperado en absoluto ese movimiento de Inglis.

Cuando se dio cuenta, lo que tenía delante de sus ojos era la espinillera de Inglis y su redondo y jugoso trasero asomando.

“… Por favor, no mires demasiado las piernas de una mujer.”

“¡Qué broma! ¡Tú eres el que lo muestra!”

Dijo León mientras daba un gran salto hacia atrás.

Mientras se recuperaba, una vez más trató de golpear los guanteletes, sólo para ser detenido de nuevo.

“Te digo que no lo permitiré.”

Inglis estaba pegado a él como pegamento.

Agarró las muñecas de Leon y selló sus movimientos.

“Kuh…!”

“Eeei!”

Siguió con un rodillazo en el estómago.

Tenía suficiente energía para llevar a flote todo el cuerpo de Leon.

“Guhoook!?”

Solo por ese golpe, Leon casi pierde la conciencia y lo habría hecho si se hubiera quedado solo.

Sin embargo, una situación repentina distrajo a Inglis. Las paredes de la villa se derrumbaron hacia afuera, seguidas de un grito.

“¿¡Kyaaah!?”

Fue Rafinha quien saltó de esa pared.

“¿¡Rani!?”

Inglis desvió reflexivamente su atención y gritó el nombre de Rafinha.2

Fin del capítulo 25

Notas del traductor:
1.- Bueno ya estamos aquí en el capítulo 25. Dejaré el link aquí de descarga.
[Presionar aquí para ir al link]
2.- Y se acabó… en fin como estoy en vacaciones quiero ver si le meto ganas a la traducción:v

¿Te gustó?

Puedes apoyarme en Patreon

O puedes darle click al siguiente enlace, no te tomará ni 5 minutos en comerte la publicidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: