The Hero King – Capítulo 27

CAPÍTULO 27 – INGLIS, 12 AÑOS (15)

“Ahora, ¿qué debo hacer?”

Con un cuerpo de este tamaño, no hay que burlarse de su fuerza vital.

Inglis quería acabar con su sufrimiento con un solo golpe, pero desencadenar un ataque tan poderoso en medio de la ciudad también provocaría un gran daño colateral.

Hubiera estado bien si la villa fuera el único daño colateral, considerando que ya estaba a punto de derrumbarse, pero lo más probable es que el daño fuera mucho más que eso. Eso significaba que la única solución sería atraer a la bestia Rahal fuera de las murallas de la ciudad.

Sin embargo, la probabilidad de que la bestia destruyera todos los edificios a lo largo del camino de salida de la ciudad sería demasiado alta. Además, eso también pondría en peligro a los ciudadanos de Ymir.

“¡De acuerdo!”

¡Ya he tomado una decisión!

“¡¡¡INGLIISSSS!!!”

Inmediatamente después, el puño de Rahal voló hacia Inglis. Ella vio fácilmente el ataque y saltó hacia atrás para evitarlo.

Aunque podría haber recibido fácilmente el golpe de frente o haberlo rechazado, prefirió ampliar la distancia entre ellos.

Aterrizó en el suelo en cuclillas antes de volver a correr hacia la bestia, aprovechando la brecha entre ellos para acumular una velocidad tremenda.

Sin embargo, escuchó una conmoción en la distancia.

“¡¡Rafinha!! ¡Inglis! ¡Después de todo no puedo dejar todo en manos de ustedes dos! Ese apestoso Highlander, ¡¿Qué les está haciendo?!”

“¡Lady Rafinha! ¡Señorita Inglis! ¡Estoy aquí para salvarlas a los dos!”

El marqués Wilford y la vicecomandante Ada acababan de llegar a la villa con una tropa de caballeros marchando detrás de ellos.

“¡Padre! ¡Ada también! ¿¡Ustedes dos vinieron por nosotros!? ¡De verdad, no hay nada que ayuden los dos!”

Dijo Rafinha con una lenta sonrisa formándose en sus labios.

Debido a su sentido de la justicia, no podía dejar que Inglis luchara solo y por eso se había apresurado a ayudar.

Y aunque su padre llegaba tarde, el hecho de que su respetado padre hubiera llegado para ayudarla realmente le alegraba el ánimo.

Para ser perfectamente honesto, si las cosas hubieran ido como se suponía que iban a ser —con Inglis haciendo lo que Rahal pedía— esta situación actual habría empeorado la posición de Ymir. Especialmente porque el marqués y Rafinha eran de la casa gobernante de Ymir, sus acciones podrían tener consecuencias devastadoras en su ciudad; como enfurecer aún más a Rahal e incluso la promesa de arruinar a Inglis no habría sido suficiente para él.

Deberían haber pensado bien todo antes de actuar.

Más bien, Inglis creía que los contras superaban a los pros en este caso.

Sin embargo, las ‘emociones humanas’ y los ‘lazos’ eran algo que realmente no se podía controlar. Además, lo habían hecho por la bondad de su corazón, así que, por esa razón, ella realmente no tenía corazón para culparlos.

En cualquier caso, dado que las cosas habían ido demasiado mal, ella ya había tomado una decisión sobre lo que tenía que hacer.

Y su llegada no cambiaría nada.

Lo único que cambiaría es que tendría que hacer una pequeña actuación.

“Ah, Rafinha, Inglis, ¿están bien!? ¿¡Ooh!? ¿Qué es esa bestia de piedra mágica?”

“¡Esto es malo, no dejes que salga de las vallas! ¡Hombres, dispérsense y ataquen por todos lados!”

Ada ordenó a los caballeros que habían traído consigo.

“¡Por favor, espera un minuto! Esa bestia de piedra mágica es fuerte, ¡no te acerques descuidadamente a ella! Está bien, la Srta. Eris me ayudará, ¡así que terminará pronto!”

Informó Inglis, deteniendo a los caballeros en su camino.

“¿Eh? ¿Yo? Quiero decir, te ayudaré, sí, pero esa cosa es bastante… ¿¡Hieek!?”

Inglis se acercó apresuradamente a Eris en medio de su oración y tomó su mano.

“Vamos! ¡Vamos a saltar!”

“V-Vale!”

Los dos corrieron a toda velocidad hacia el vientre de la bestia Rahal.

Aunque al decir eso, era principalmente Inglis quien empujaba a Eris a su propio ritmo. Pero, como era de esperar de una Menace Hyrule, Eris fue capaz de seguir su ritmo.

La bestia soltó unos cuantos golpes para interceptarlas, pero el par se movió demasiado rápido para que pudiera golpearlas.

“¡Empareja mi movimiento! ¡La patearemos!”

“¡V-Vale!”

““¡¡AAAAAA!!””

Inglis y Eris lo pusieron todo y patearon a la bestia en lo alto de su abdomen.

Aquella extraordinaria patada que propinaron produjo un sonido rugiente e hizo que la enorme bestia de piedra mágica se elevara hacia el cielo.

Dibujó una parábola en el aire como una flecha lanzada al cielo, pasó por encima de la muralla exterior de la ciudad y aterrizó fuera de los terrenos de la ciudad.

Esta fue la mejor y más rápida solución que se le ocurrió a Inglis, al expulsarlo, literalmente, no representaría ningún peligro para la ciudad y además echaría a la bestia de piedra mágica fuera de la muralla.

“““¡¡¡¡O-OOOooohhh!!!!””

El marqués y los caballeros a su cargo vitoreaban asombrados.

“Wow! ¡Como se esperaba de la señorita Eris! ¡Eres increíble!”

Inglis aplaudió con alegría.

“No, espera, ¿De qué estás hablando? Esto no s…”

Inglis la interrumpió con un suave susurro.

“¡Hussh! Te lo ruego, ¡Por favor, sigue el juego conmigo!”

Inglis había estado ocultando algún grado de su poder a todos, excepto a Rafinha.

Normalmente se la consideraba una sin runa, alguien que no estaba bendecida con una runa, pero que era un prodigio excepcional de la espada.

No podía permitirse invitar a una confusión innecesaria revelando su verdadera fuerza. La obligaría a manejar todas las defensas de Ymir, lo que sería problemático ya que eso dificultaría su búsqueda de oponentes más fuertes. Por lo tanto, lo había ocultado todo el tiempo.

En su búsqueda de la fuerza, cuantos menos lazos hiciera, mejor.

Las expectativas del pueblo eran suficiente vínculo para ella.

Después de todo, el resultado de que ella continuara respondiendo a esas expectativas fue el nacimiento del Rey Héroe Inglis.

“L-Lo tengo.”

Eris asintió en señal de reconocimiento.

“¡Ahora, terminemos! ¡Rani también, vamos!”

“¡Sí! ¡Glis!”

Inglis tomó las manos de Eris y Rafinha y abandonó los terrenos de la villa en un abrir y cerrar de ojos.

Fin del capítulo 27

Notas del traductor:
1.- Bueno empezamos con un nuevo capítulo. Todavía seguimos en la parte de Inglis cuando tiene 12 años, esta parte se extiende hasta otro capítulo más y de ahí viene otra parte de cuando van hacia la capital creo, no estoy seguro…

¿Te gustó?

Puedes apoyarme en Patreon

O puedes darle click al siguiente enlace, no te tomará ni 5 minutos en comerte la publicidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: